Dreaming the same

La escuela de creativos de Barcelona, COMPLOT, en especifico el grupo llamado The Family Business. Ha desarrollado un proyecto internacional muy interesante y llamativo. Se llama Dreaming The Same. En las palabras de uno de los creadores de la campaña, Besay Fernández:

Todo empezó como una iniciativa entre varios amigos de clase y ahora se está llevando a cabo en varias ciudades del mundo. Dreaming The Same, es un proyecto para mostrar al mundo el poder de la creatividad para cambiar la realidad. Creemos que la creatividad sirve para mucho más que vender o crear imagen de marca. La creatividad puede ayudar a la gente.

Y lo hacen, cambiando de forma creativa y con mensajes llamativos, los carteles de las personas que se ven obligados a pedir limosna.

Para los creativos ticos o de los otros países que leen el blog, si quieren unirse al proyecto, abajo la información completa. Me llama mucho la atención el proyecto, es una excelente forma de poner a trabajar el don de cada persona en son de ayudar al prójimo. ¿Quién se hubiera imaginado que se podría lograr un cambio de pensamiento en las personas que leen los carteles de los indigentes, utilizando  el talento de un diseñador o creativo? Formas no convencionales de generar cambios positivos 😀

O contactar a los muchachos de Family Business:
Leticia Rita Horvath, Enrique Santos, Pablo Madrazo, Caterina Amodio, Besay Fernández.
Podés hacerlo a través del correo  [email protected]

Interamericana de tristeza

[fblike style=»box_count» float=»left» showfaces=»false» width=»600″ verb=»like» font=»arial»] Hoy camino a la frontera de Costa Rica con Panamá, tuve que pasar por la «carretera» interamericana. Y es que da vergüenza que la calle principal de nuestro país, la sala de recibo a los turistas sea tan deprimente. Huecos del tamaño de carriles enteros, calles que se las ha llevado un rió y sólo queda un abismo. Es impresionante, que lamentable que ningún gobierno ha hecho nada al respecto, y eso con el montón de dinero que nos cobran por derecho de circulación y las nuevas multas. ¿Qué se hace toda la plata? ¿A dónde la están invirtiendo?

La verdad, da pena, transitar por ahí y peor aún oír a los extranjeros quejándose que salieron de la pista de Panamá para entrar al charral de Costa Rica, con toda la razón del mundo… Que miedo jaja. Es tan peligroso que hay que estar atento porque en cualquier momento podrías ir a dar al río. Me imagino que perfectamente podría ser catalogada una de las calles más peligrosas del mundo jeje por lo menos tendríamos el orgullo de destacarnos en algo. 😛