Un día cualquiera

Y así un día normal, que no era un día cualquiera, el mundo siguió girando. Pero en su cabeza sólo hubo pausa. Una noticia que colapsa su mundo, eso que jamás pensó que estaría viviendo. Su alrededor continuó, pero para él todo se detuvo… Todo va lento, todo lo abruma.

Para el resto del planeta, los segundos pasan, los minutos pasan, el mundo… sigue girando. ¿Qué hago? ¿Qué espero? ¿Será real? ¿Estoy soñando? Simplemente no lo puedo creer, todo termina en segundos.

Sumergido en un abismo de duda, de miedo, de tristeza, sabe que nunca más será lo mismo. Sabe que por más que lo intente esos segundos no los puede recuperar, no puede devolver el tiempo, no puede obligar a Dios a deshacer las manecillas del reloj.

Ese día, pudo ser un día normal, pero para él, no fue un día cualquiera. Sino uno que caló en lo profundo de su corazón. Uno que dejó una cicatriz en su alma que seguirá formando parte de su ser. Mañana será otro día normal, el mundo continuó su curso, y su camino aunque distinto debe seguir, así lisiado, golpeado, a dolorido, a medio corazón.

Para el resto del mundo, un día normal… Para él, no un día cualquiera.

 

2 opiniones en “Un día cualquiera”

    1. ¡¡¡Hola Anita!!! Muchas gracias por tu comentario y por tomarte el tiempo para comentar. Interesante el sitio de Denny’s teens. ¿Cómo te ha ido con la experiencia?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *