Me reservo el derecho a la admisión

En estos días se ha estado hablando mucho de la supuesta discriminación vivida por varias personas en el nuevo Mall de Cartago. No se hicieron esperar las reacciones de miles en contra y hasta las llamadas a manifestarse por aquella «atrocidad».

Para los que no son de Costa Rica, les comento que hace unos días abrieron las puertas de un nuevo Mall en la ciudad de Cartago, y aparentemente no le permitieron la entrada a algunas personas por su forma de vestir o apariencia y a otras que ya habían entrado les invitaron a salir.

Leí de varias personas cosas como, que era una barbaridad que es un lugar público y nadie lo puede obligar a salir. Ok, muy equivocado, ningún centro comercial es público, son lugares y terrenos privados que le pertenecen a una persona o a un grupo de personas, por lo que se pueden reservar el derecho de admisión.

Yo la verdad, agradezco que este tipo de lugares tome más conciencia y res-guarde con previsión la seguridad del resto de personas que asisten al lugar. En estos tiempos donde nadie se siente seguro, que bien se siente saber que puedes ir a un Mall y alguien se preocupa por que no entre cualquier persona con pinta o con intensiones de hacer mal.

Ahora, entiendo que a muchos no los dejaron entrar sin tener intenciones de hacer mal, pero OK. Si ud sale de su casa en chancletas y pantaloneta, tiene que ir mentalmente preparado a no entrar a muchos lugares. Recuerde, ESTA EN CARTAGO, NO EN JACÓ. Y en el mismo Jacó, muchos lugares no lo dejan entrar sin, por ejemplo, camisa. En los mismos hoteles de playa, muchos restaurantes finos que igual tienen código de vestimenta. Esto a pesar de estar en la playa, y OH DIOS MIO, nadie hace un alboroto por eso.

En las noticias, los administradores dijeron que no se le permitía la entrada a personas cuyo comportamiento o apariencia fuera de pandilleros y que atentara contra la seguridad e integridad de los comercios y/o personas que visitan el local. Creo que se les fue la mano con eso de pandilleros, aquí todavía no es tan común ver pandillas. Pero lo que sí estoy seguro es que se referían a lo que todos los ticos conocemos como: CHAPULINES. Algunos se quejaron de que cuando los hicieron salir les enviaban a la policía para que los requisara, pensemos con lógica, ¿ustedes creen que la policía va a requisar a padres de familia con sus hijos? De fijo eran esos chamaquitos que ahora es tan común ver y OLER en todo lado con su «cannabis» y su «Jah» y su «Sentimiento rasta». Esos que ya de por sí estan acostumbradísimos a que los pasen requisando.

¿Que pása con los Malls que no han sido radicales con sus medidas de seguridad? El caso del Mall San Pedro, donde han sucedido cientos de asaltos dentro de sus instalaciones. Yo soy una de las personas que en lo posible evito visitar ese mall, porque no me siento seguro dentro.

En la página de telenoticias una señora decía: “Yo no tengo tatuajes, pero conozco muchachos vecinos, muy buenos muchachos, y usan tatuajes y pantalón corto y no los dejan entrar”. Mi mamá es profesora y eso me sonó TANTO a esos padres de mocosos problemáticos que hacen un aspaviento cuando le mandan una boleta a sus hijos que serían «incapaces» de hacer nada malo.

Del resto de personas que se quejan de este Mall de los años 20’s, les pregunto: ¿Por qué no se quejan de Utopí­a, Nova, Privé, Grappa, Living y miles de lugares donde no permiten la entrada dependiendo de la vestimenta o de la pinta?  ¿Por qué no les ponen recursos de amparo, y demandas, como lo hicieron con el Mall Internacional? Aquí somos tan incongruentes, de algunos lugares estamos dispuestos a aceptarlo, de otros no.

Ahora, finalmente, el dueño del lugar puede dejar entrar a quien le de la gana. Al que no le guste, que no vaya y listo. Pero sabiendo que están poniendo atención a la seguridad de las personas que podríamos ir a disfrutar de los servicios del Mall me deja buena espina y ganas de visitarlo (ya sé que en chancletas no).

Y a los que están pensando en, para variar, hacer una manifestación contra el Mall, les invito a enfocar sus esfuerzos revolucionarios a asuntos de mayor importancia para el país que no, lo que haga o deje de hacer un centro comercial.

El Diseñador Gráfico más Bastardo y ¿Gracioso?

Estaba leyendo esta historia en Wired y me estallaba de risa en el Tren jajaja. Muchos de nosotros queremos desatar el «bastardo» que llevamos dentro cuando vamos a «basurear» a una persona por decir cosas tontas, ese sentimiento cuando ese amigo de Facebook pone un status que dan ganas de pegarle por la idiotez.

Este post va dedicado a mis amigos diseñadores, que deben lidiar con clientes y compañeros estúpidos, y a todos los que de vez en cuando dejamos salir nuestro basureador interior 😛

Writing is an escape from filling out time sheets, making type larger, and explaining to clients that animated gifs will not work on business cards

David Thorne, es un diseñador gráfico en una firma australiana, con un humor SUMAMENTE negro y un sarcasmo que perfectamente podría ser una invención de Seinfeld y Larry David. En una ocasión le respondió a un CLIENTE con un montón de gráficos de pastel indicándole su desinterés en el trabajo. Cuando le preguntan: ¿Cómo hace para trabajar con personas a las que ha ridiculizado públicamente? Responde con un simple, AUDÍFONOS. Jajajaja este mae es mi héroe.

Para que vean la clase de bastardo que es… Les dejo una conversación REAL por correo que tuvo con una compañera de trabajo que recientemente había perdido su gatico y le pidió que le hiciera un poster de «Se busca». Los textos están en inglés, disculpen que no los traduzca, pero pierden el humor.

Por favor tómense el tiempo de leerlo completo. :O

 


 

AL FINAL EL GRAN BASTARDO LE DEJÓ SOMBRERO A MISSY. JAJAJAJAJAAJA